miércoles, 9 de mayo de 2012

DINA (HEBREO)


Dina: Nombre Femenino de origen hebreo. Significado:  La juzgada. Dina, hija de Jacob y Lía. Según el relato, Siquem, hijo de Jamor el jivita (uno de los antiguos pueblo de Canaán raptó y violó a Dina, enamorándose luego perdidamente de ella hasta el punto de solicitar su mano: "Jamor habló con ellos [Jacob y sus hijos] diciendo: `Mi hijo Siquem se ha prendado de vuestra hija, así que dádsela por mujer. Emparentad con nosotros: dadnos vuestras hijas, y tomad para vosotros las nuestras. Quedaos a vivir con nosotros: tenéis la tierra franca. Instalaos, circulad libremente y adquirid propiedades'. Siquem dijo al padre y a los hermanos de la chica: `Ojalá me concedáis vuestro favor, y yo os daré lo que me pidáis. Pedidme cualquier dote, por grande que sea, que yo os daré cuanto me digáis; pero dadme a la muchacha por mujer'' En respuesta a semejante solicitud, los hijos de Jacob respondieron "con disimulo'' exigiendo la circuncisión de todos los varones del pueblo como condición sine qua non para entregar en matrimonio a Dina (v.13-18). La exigencia no le pareció sospechosa o irrazonable a Jamor y a su hijo Siquem, y de regreso a la ciudad convencieron a sus conciudadanos de aceptar la propuesta de los hijos de Jacob, argumentando que "estos hombres nos vienen en son de paz'' (v. 21) y que el acuerdo les sería de gran beneficio (v. 23). Sin embargo, los siquemitas pagaron muy caro la confianza que depositaron en los hijos de Jacob. Ya que "al tercer día, mientras ellos estaban adoloridos, dos hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, blandieron cada uno su espada y entrando en la ciudad sin peligro mataron a todo varón. También mataron a Jamor y a Siquem a filo de espada, y tomando a Dina de la casa de Siquem, salieron. Los hijos de Jacob pasaron sobre los muertos, pillaron la ciudad que había violado a su hermana, se apoderaron de sus rebaños, vacas y asnos, cuanto había en la ciudad y cuanto había en el campo, saquearon toda su hacienda y sus pequeñuelos y sus mujeres, y pillaron todo lo que había dentro'' (v. 25-29). La historia termina con las palabras de Jacob y de sus hijos a manera de conclusión: "Jacob dijo a Simeón y a Leví: `Me habéis puesto a malas haciéndome odioso entre los habitantes de este país, los cananeos y los perizitas, pues yo dispongo de unos pocos hombres y ellos van a juntarse contra mí, me atacarán y seré aniquilado yo y mi casa'. Replicaron ellos: `¿Es que iban a tratar a nuestra hermana como una prostituta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada